No. En realidad, a través de un buen diseño podemos:
* Lograr una excelente relacion calidad-precio.
* Optimizar los materiales, costos y procesos productivos.
* Diseñar el mueble junto al cliente, entendiendo sus necesidades y preferencias. (Funcionalidad)
* Aprovechar al máximo el uso del mueble y espacio disponible.
* Diseñar un mueble acorde al ambiente donde se ubicará.
* Innovar.